Tarima antiderrame


Cuando se trata del transporte de sustancias peligrosas, la seguridad es primordial, se necesita contar con materiales como una tarima antiderrame, maquinaria de carga pesada y personal especializado, que cumpla con los trámites y logística para garantizar tanto la integridad de la mercancía, como la de los operadores.

En México se manejan varios cientos de millones de toneladas de mercancía consumible cada año, que día con día se mueve a través de transporte terrestre, aéreo, ferroviario o naval, por lo que las precauciones para evitar cualquier accidente son primordiales. Las normas oficiales que rigen al transporte se hacen con base en los reglamentos de tránsito mercantil y privado, como la NOM 068 SCT-2-2000, que brinda recomendaciones para el traslado seguro de mercancía.

En México, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) clasifica mediante la NOM 28 que las sustancias peligrosas son aquellas que conllevan un alto riesgo, tanto para la sociedad, la seguridad y el medio ambiente, por su naturaleza corrosiva, tóxica, radioactiva, inflamable, explosiva, contaminante, infecciosa o inestable. Estas sustancias deben ser almacenadas y trasladadas de forma adecuada, desde su producción, durante su traslado y al llegar a su destino final.

Algunas Tarima antiderrame que te pueden interesar


Los materiales peligrosos, que deben ser trasladados en contenedores adecuados y tarimas antiderrame, se clasifican en:

  • Clase 1. Materiales explosivos. Estos se subclasifican del 1.1 al 1.6 con base en sus características, color y números. Su traslado requiere permisos especiales, emitidos por la SEDENA y son limitados a ciertas industrias, como la minera y la petroquímica.
  • Clase 2. Gases. Con tres divisiones: 2.1 inflamables, 2.2 no tóxicos y no inflamables y 2.3 gases tóxicos.
  • Clase 3. Líquidos inflamables. Son materiales altamente comerciales como perfumes, saborizantes o lacas, que a una temperatura elevada comienzan a emitir vapores y conllevan un alto riesgo.
  • Clase 4. Sólidos inflamables. 4.2 sólidos de combustión espontánea y 4.3 sólidos que al humedecerse son peligrosos, como el papel carbón o las fibras naturales.
  • Clase 5. Elementos que pueden provocar incendios, como comburentes o peróxidos orgánicos.
  • Clase 6. Sustancias tóxicas e infecciosas, como material médico.
  • Clase 7. Materiales radioactivos.
  • Clase 8. Materiales corrosivos, que pueden producir daños o desgaste.
  • Clase 9. Artículos varios o misceláneos. Son materiales que conllevan un riesgo al trasladarse por vía aérea o que no entraron en las otras categorías, como contaminantes que afectan solo al medio ambiente.

Las sustancias peligrosas deben ser transportadas en empaques y embalajes especiales, así como en una tarima antiderrame, que cuente con material antideslizante y protector, con el fin de evitar todo tipo de riesgo de seguridad. Se recomienda que todo elemento de transporte sea sometido a pruebas de seguridad y que cuente con etiquetas de riesgo por todos los lados visibles; además, los vehículos deben contar con licencia de manejo adecuada y con seguros de responsabilidad civil, daños a terceros y responsabilidad ecológica.

Finalmente, las prácticas adecuadas durante el transporte, como la capacitación del conductor y operadores, el buen estado de la unidad y los aditamentos de seguridad, son grandes aliados para la logística, por lo que se recomienda cumplir con todas las normas en cada viaje.

¿Por qué optar por una tarima antiderrame de plástico?


Cuando se trata de contención de sustancias de alto riesgo, es indispensable contar con los elementos de seguridad para evitar accidentes; las tarimas antiderrames son la opción más eficiente en el mercado, ya que cumplen con las normas internacionales de seguridad. Soportan químicos corrosivos, permitiendo el manejo adecuado de líquidos industriales, aun cuando se lleguen a presentar derrames.

tarima antiderrame

Pueden ser trasladadas con maquinaria industrial como montacargas, patines o apiladores, ya que cuentan con las entradas correspondientes para un manejo fácil y seguro.

Son fabricadas con polietileno de media densidad, que es un material resistente ante los impactos, que soporta un gran peso sin deformarse ni perder sus cualidades; estas tarimas pueden ser lavadas a alta presión o esterilizadas en temperaturas de hasta 120° C, no se dañan ante la exposición de químicos corrosivos, pueden ser expuestas a temperaturas extremas, no propagan bacterias, virus ni microorganismos y tienen un tiempo de vida de hasta cinco años.

Además, estas tarimas cumplen con las normas de control de derrames industriales, como EPA40, CFR 264.175, SPCC, NPDES y UFC, por lo que son garantía de que cumplirá con las directrices de seguridad que sean impuestas en su sector, tanto en el almacenamiento, como en el transporte.

En MPZ Gavetas y Cajas de Plástico contamos con los mejores modelos de tarimas antiderrames del mercado, especiales para el transporte de sustancias líquidas, que pueden cargar de uno a cuatro tambos, con capacidades de 200 a 800 kgs, con rejillas especiales para recolectar líquidos. Para conocer los modelos que ponemos a su disposición, le invitamos a visitar nuestro catálogo virtual, donde encontrará los mejores precios en el mercado, así como envíos a toda la República Mexicana.

Contáctenos hoy mismo

Revisar el catálogo

Acaba de agregar este producto al carrito:

Equipo de MPZ:
Mariel Mendieta
442 590 4593
Lourdes Hernández
442 126 1794

Fuera de Horario
442 104 9013